FRANCES HA (2012) - NOAH BAUMBACH

Escrito por | 1:56 Deja un comentario

Como una mosca contra el cristal


La nouvelle vague ha sido para Woody Allen lo que éste es ahora para Noah Baumbach, situación que queda patente en la nueva obra de este prometedor director de la denominada “generación del 69” (junto con Wes Anderson y Spike Jonze, con los que, curiosamente, coincide actualmente en cartelera, aunque se trata de una obra más cercana a otros estrenos, como Oh boy o, incluso, Oslo, 31 de agosto).
Ya desde la secuencia inicial se observa las características formales que predominarán a lo largo de toda la película, a la vez que describe a la perfección la situación de su personaje principal: Frances, una joven, ya no tan joven, cuya vida es tan impredecible y abrupta como el montaje de la película, con elipsis tan grandes como los saltos que da de casa en casa, corriendo de un lado a otro de la ciudad (como Denis Lavant en “Mala sangre”, de Leos Carax, el gran heredero de la corriente cinematográfica francesa antes nombrada), sin terminar de encontrar su sitio, pero incapaz de dejar de luchar por sus sueños y “sentar la cabeza”.

Comienza, por tanto, un viaje introspectivo, inicial y erróneamente enfocado en un sentido literal, lo que la lleva a descubrir que el error del sueño está en su planteamiento. Todo ello, teñido por un claro tono agridulce, de engañosa improvisación, mezclando drama con humor de una manera tan sutil como efectiva, creando una atmósfera de aparente ligereza, apoyándose en el carácter excéntrico de la protagonista (una fantástica Greta Gerwig, pura naturalidad, con unos contrastes tan radicales como los de la bella fotografía en blanco y negro), a la que trata con tanto cariño como dureza, tejiendo un personaje con carácter y profundidad, imperfecto pero apasionante, y, ante todo, entrañable.

Sin embargo, su arco dramático se antoja algo escueto y difuso, y los secundarios quedan desaprovechados y ciertamente desdibujados, obligándonos a rellenar las lagunas narrativas de las relaciones que establece con éstos. La película va aminorando el ritmo y el interés poco a poco, y, a la hora de metraje, parece metida en un callejón sin salida, pero sólo lo parece: en su parte final, retoma toda su fuerza inicial y consigue cerrar un estimable relato sobre la madurez, resumido en su plano final. Tan aparentemente intrascendente como potente.

Nota: 7.
Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

0 comentarios: