EL LOBO DE WALL STREET (2013) - Martin Scorsese

Escrito por | 13:11 2 comentarios

La tarantinización de Scorsese




Las historias de ascenso y caída de antihéroes pueblan la filmografía de Martin Scorsese, obsesionado con los valores estadounidenses, el vacío moral del “Sueño Americano” y la cultura del poder que se ha establecido en ese país. Consagrado por sus historias de la mafia, en este caso pasa a narrar la vida del desalmado tiburón financiero Jordan Belfort, en lo que supone una traslación literal de sus propios moldes narrativos, que deja un poso de repetición, de estancamiento, o, incluso, de narcisismo.
 
El machista ambiente bursátil sirve de excusa perfecta para mostrar los trapos sucios de las personas que lo pueblan, y es aquí donde el director italoamericano sorprende, al llevarlo hasta el extremo y mostrar un mundo de absoluta depravación y excesos, en el que el sexo y las drogas son la única vía de escape para soportar la dinámica de vida. Un planteamiento al que le sienta muy bien el punto cómico que se le aplica, pero que no llega a convertirse en una sátira, quedándose en un punto intermedio entre la crítica y la amoralidad, pecando de indefinición y cayendo en un vacío de reiterativa superficialidad, como si nadie le hubiera dicho a este pequeño director que los excesos debían limitarse al texto.

Scorsese, en un acto de adoración a sí mismo, ha sido incapaz de separarse de su propio estilo, y no le ha dado la oportunidad a la historia de tener vida propia y profundizar en sus planteamientos, siendo puesta a disposición de la forma, en lo que supone un ejercicio de esteticismo vacío y descompensado. A pesar de los constantes esfuerzos de un portentoso Leonardo DiCaprio, arrollador y en estado de gracia, éste se ve perdido en un mar de travellings veloces, montajes frenéticos y ralentís que difícilmente encuentran justificación, y que, más allá de demostrar la maestría formal de su director, que, muy de vez en cuando, da en el clavo y enarbola secuencias de puro cine, confirman que sigue anclado en sus éxitos pasados, incapaz de evolucionar.

Nota: 6.
Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

2 comentarios:

  1. Es demasiado intensa, y eso hace que parece que estés viendo la misma escena repetida hasta la saciedad. Si que tenía que ser un poco más reflexiva, aunque hubiese acortado el metraje. Leonardo DiCaprio está genial, pero me gustó mucho más en Shutter Island. Esa película me impactó y su personaje está muy bien trabajado. Te dejo mi blog, por si un día te apetece pasearte por él. Sólo es un compendio de las pelis que he visto, no de toda la filmoteca, pues para eso ya están webs muy sobrevaloradas que se dedican a ser meras cajas de archivo. Vamos, que es muy sencillo, pero lo hago porque me gusta el cine, sin ningún tipo de ánimo de lucro. Tu blog está crecidito. Te felicito por el trabajo bien hecho. Hasta has pensado en el título y todo ;-) http://mividaesunfilm.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Anna. Muchas gracias por el comentario.

      En general, las críticas negativas le han achacado ese exceso en el contenido y en el metraje, como bien comentas. Ante todo, a mí me pesa esa sensación de piloto automático en la manera de dirigir de Scorsese. Sin embargo, su talento es inmenso y en ningún caso me parecería una mala película. Lastimosamente, una película mejorable.

      Muchas gracias también por haber compartido tu blog. Nos leemos.

      Eliminar